¿Sabías que...?

...sirve el aceite de oliva de nuestras latas para darle un toque especial a tus platos?

...con el aceite que viene en el atún o en las sardinilas "Grandes Hoteles" podemos darle un sabor más intenso al plato que estemos preparando.

De esta manera por ejemplo, si queremos hacer un sofrito utilizaremos el aceite de la lata para freir la cebolla, pimiento o lo que nos interese freir y con ello potenciaremos el sabor del atún o de la sardinilla mucho más

...la marca "Grandes Hoteles" proviene del nombre original que le daba a uno de sus productos más populares?

Así, por ejemplo, nuestros mejillones se denominaban “les moules des fonds rocheux” (los mejillones de los fondos rocosos) o las sardinas eran “les sardines des grands hôtels” ya que los elegantísimos hoteles de la costa francesa servían las mejores. La sardina era la familia de productos más popular y este es el motivo de haber conservado la parte final de “Les sardines des Grands Hotels”. Años más tarde se tradujo el nombre al español, obteniendo así el "Grandes Hoteles" que conserva nuestra marca.

...los mejillones de las Rías Gallegas se cultivan en las bateas?

El método tradicional de producción del mejillón en Galicia es el cultivo en batea. En este sistema, la simiente del mejillón se coloca sobre cuerdas que suelen medir entre 19 y 12 metros y que cuelgan de unas plataformas flotantes o bateas situadas en el interior de las rías, donde permanecerán completamente sumergidas hasta conseguir su peso comercial. Durante el verano del segundo año, cuando ya transcurrieron de 10 a 12 meses, el mejillón puede llegar a alcanzar los siete centímetros de longitud. Cada batea puede llevar de 400 a 500 cuerdas, dando una producción media de 45/50 Tm. al año. Los mejillones, antes de consumirse en fresco, son llevados a una depuradora de la cual saldrán ya aptos para su consumo.

...antes de las conservas había otros métodos artesanales para mantener las propiedades de los alimentos?

Algunos de estos métodos utilizados para conservar los alimentos de la vida diaria consistían en conservarlos en lugares secos y oscuros, envolverlos en sustancias protectoras como azúcar para mantener frutas y vegetales, vinagre para legumbres y frutos, grasa, aceite, arcilla, miel, hielos, etcétera, y ya eran conocidos los procesos para hacer ahumados y salazón.

...el primer español que supo ver en este nuevo invento de las conservas algo rentable fue José Colin?

Efectivamente, José Colin montó en 1820 una fábrica en Nantes y se dedicó a producir y envasar sardinas fritas y luego conservadas en aceite, llegando a tener una producción de más de 10.000 botes al día, de ahí el dicho, hasta muy entrado el siglo XX, de envasados al estilo de Nantes. La fábrica de Nantes fue convertida en museo por la casa Amieux pero fue destruida en 1943 en un bombardeo aéreo de la Segunda Guerra Mundial.

...las conservas nacieron hace ya varios siglos para resolver problemas de alimentación de los hombres más resistentes?

Así, desde los inicios de las grandes y largas exploraciones en barcos, apareció una enfermedad que atacaba a los marineros conocida como escorbuto, y que dejaba casi sin efecto los planes reales de dichas exploraciones, hecho que preocupó a los médicos de la época, quienes intentaron encontrar una solución. Pero fue la idea de un cocinero francés quien encontraría una solución definitiva envasando los alimentos en latas.

En el siglo XIX Napoleón Bonaparte se encontraba en la campaña de Rusia cuando una hambruna diezmó las tropas de Napoleón debido a la dificultad de hacer llegar víveres a zonas tan lejanas, esto hizo que Napoleón ofreciese una recompensa de 12.000 francos a aquel que hallase “un método para mantener los alimentos largo tiempo y en buen estado”.

En 1795, el inventor francés Nicolas François Appert se puso a trabajar para resolver el problema. Sabía que el biólogo italiano Lazzaro Spallanzani había demostrado que la carne no se descomponía si se hervía durante un rato y después se conservaba herméticamente cerrada. Appert halló en 1803 un sistema para aplicar ese principio a gran escala, calentando carnes y verduras y guardándolas después herméticamente en recipientes metálicos o de vidrio. Su sistema representó el comienzo de la industria de conservas, obteniendo él por su parte la recompensa de los 12.000 francos y el título de “Benefactor de la Humanidad”.

Más tarde se descubriría que el vapor era más eficaz que el agua hirviendo para la esterilización. Y en 1810 José Casado, sustituyendo al cristal, patentó el envase de hojalata que dotó a las conservas de mayor resistencia y las previno del efecto de la luz que deteriora el contenido vitamínico.

...nuestras conservas no contienen conservantes?

Esto es gracias a su proceso de esterilización por calor. Una vez cerrada herméticamente la lata de pescado o marisco, se somete a elevadas temperaturas durante un tiempo determinado para asegurar la destrucción de todos los gérmenes y microorganismos que pueda contener. Este proceso mantiene intacto el valor biológico de los pescados y mariscos que producimos.

...el método de conservación que usamos es completamente seguro?

Ya que se trata de un alimento sano y estéril que conserva todas las propiedades nutritivas del producto, con total garantía de trazabilidad y que además se puede guardar a temperatura ambiente, lo cual supone un ahorro de energía. Nuestra conserva tiene una durabilidad de varios años y ponemos a tu disposición diferentes tamaños adaptados a todas las necesidades. Además nuestros envases son completamente ecológicos, ya que son 100% reciclables.

...las primeras conservas se envasaban en botellas de cristal?

El envase de hojalata como hoy lo conocemos fue un invento de un inglés llamado Peter Durand, el cual lo patentó en 1810.

...el OMEGA-3 es esencial para el organismo, que sólo puede absorberlo mediante su ingesta en la dieta habitual?

Cien gramos de bonito contienen un 275% más de Omega-3 que el alimento enriquecido artificialmente que mayor aportación pudiera tener de este elemento.